¿Cuál es la tasa de inflación óptima?

La tasa de inflación es un tema de gran importancia en cualquier economía, ya que tiene un impacto directo en los precios de bienes y servicios, así como en el poder adquisitivo de los ciudadanos. Sin embargo, ¿cuál es la tasa de inflación óptima que se debe buscar? En este artículo exploraremos este interrogante, examinando las diferentes teorías y perspectivas de expertos para comprender cuál puede ser la mejor opción. Descubre cómo la tasa de inflación puede afectar tanto a la economía como a la sociedad en general, y encuentra las respuestas que estás buscando acerca de este importante indicador económico.

A menudo se supone que la tasa de inflación óptima es de alrededor del 2%. Por ejemplo:

  • El Reino Unido apunta a una inflación del 2% +/-1
  • El BCE aspira a una inflación inferior al 2%
  • La Reserva Federal de EE.UU. apunta a que la inflación sea inferior al 2% (sin embargo, a partir de 2020 se espera que el objetivo de inflación sea simétrico como el del Reino Unido)

Por qué los bancos centrales quieren mantener la inflación en el 2%

Una tasa de inflación más alta tiene varios costos para la economía

  • La alta inflación puede causar incertidumbre y confusión a las empresas. A medida que aumentan los precios y los costos de las materias primas, invertir se vuelve menos atractivo, lo que puede conducir a un menor crecimiento en el largo plazo.
  • Cuando la inflación es superior al 2%, las expectativas de inflación aumentan y resulta más difícil reducir la inflación en el futuro. Si la inflación se mantiene por debajo del 2%, las expectativas a largo plazo seguirán siendo bajas.
  • Una inflación superior al 2% puede ser una indicación de que la economía se está sobrecalentando, lo que lleva a un ciclo económico de auge y caída.
  • Cuando la inflación es más alta que la de sus competidores, reduce la competitividad de las exportaciones de las economías y conduce a una devaluación del tipo de cambio.
  • Costos del menú si el precio cambia.

¿Por qué aspiramos a una inflación del 2% en lugar del 0%?

La inflación del cero por ciento está cerca de la deflación, y la deflación impone otros costos a la economía. Por tanto, una inflación del 2% tiene ciertas ventajas:

  • Permite ajustar precios y salarios
  • Evita el riesgo de deflación. La deflación es potencialmente dañina porque
    • Aumenta el valor real de la deuda.
    • Esto puede llevar a que los consumidores no gasten más dinero porque esperan que los precios caigan aún más.
    • Puede hacer que la política monetaria sea ineficaz, ya que no puede haber tipos de interés negativos.

Hay argumentos a favor de un objetivo de inflación más alto

La tasa de inflación óptima es un concepto subjetivo. Algunos economistas creen que debe haber situaciones en las que los bancos centrales deban permitir una inflación más alta (por ejemplo, hasta el 4%).

¿Cuál es la tasa de inflación óptima?

Fuente gráfica: ONS

Por razones, puede ser necesaria una inflación más alta (3 o 4%)

  1. La inflación puede aumentar bruscamente debido a factores temporales que aumentan los costos. La inflación está influenciada por materias primas volátiles como el petróleo. Justo antes de la recesión de 2009, el Reino Unido tenía una inflación del 5%, lo que disuadió a los bancos centrales de recortar las tasas de interés. Sin embargo, esta inflación es de naturaleza temporal y no es evidencia de un exceso de demanda en la economía. En otras palabras, la política monetaria debe distinguir entre un aumento temporal de la inflación y un aumento permanente del exceso de demanda.
  2. Una tasa de inflación más alta da más margen de maniobra. Algunos economistas sostienen que un objetivo del 2% da muy poco margen de maniobra a la política monetaria. Por ejemplo, durante la lenta recuperación económica de la recesión de 2009, la inflación cayó por debajo del objetivo del 2%, pero los recortes de las tasas de interés no lograron estimular la demanda. Si tuviéramos un objetivo de inflación más alto, del 3 o 4%, podríamos haber aplicado una política monetaria más expansiva, lo que daría a los bancos centrales más margen de maniobra y, por lo tanto, serían menos dependientes de grandes déficits presupuestarios. Ver: Entrevista con Oliver Blanchard del FMI
  • Costos del desempleo. Un objetivo inflexible de inflación del 2% podría llevar a una compensación entre un menor crecimiento económico y un mayor desempleo. Un mayor desempleo tiene mayores costos de bienestar que una inflación moderada. El alto desempleo conduce a la pobreza, el desperdicio de recursos y una mayor deuda nacional.

¿Cuál es la tasa de inflación óptima?

Esto muestra que a pesar de los tipos de interés del 0,5%, la inflación en el Reino Unido estuvo por encima del objetivo ya que la recuperación económica fue muy débil. Si el Reino Unido hubiera sido inflexible con respecto a la inflación, las tasas de interés se habrían incrementado en un momento de estancamiento económico.

  • Las bajas expectativas de inflación hacen que la política monetaria sea ineficaz. Los períodos prolongados de baja inflación anclan las expectativas de inflación en niveles muy bajos (por ejemplo, Japón en los años 1990 y 2000, Europa en los años 10). Esto conduce a un período prolongado de tipos de interés nominales bajos. Sin embargo, dada la capacidad excedente, las estimaciones de la tasa de interés real deseable son sólo del -4%. Sin embargo, los bancos centrales no apuntan a tasas de interés negativas. Por lo tanto, las tasas de interés nominales superiores al 5% son demasiado altas, lo que lleva a una recuperación lenta. Guido Tabellini del Foro del BCE sobre Estados de bancos centrales

“En primer lugar, estimaciones recientes sugieren que el tipo de interés real natural en la economía estadounidense ha estado por debajo del -4% en las últimas tres recesiones”, dijo el BCE.

  • Los tipos de interés persistentemente bajos distorsionan el endeudamiento/ahorrar. Las bajas tasas de interés nominales pueden provocar distorsiones en el mercado, ya que abaratan mucho el endeudamiento y hacen poco atractivo el ahorro. Una tasa de inflación más alta permitiría que las tasas de interés subieran por encima de niveles mínimos y llegaran a tasas más “normales”. Con tasas de interés cercanas al 0%, existe el riesgo de que las “empresas zombis” puedan seguir endeudándose para mantenerse a flote.
  • Circunstancias cambiadas. Cuando la Reserva Federal fijó un objetivo de inflación inferior al 2% en la década de 2000, las tasas de interés nominales eran del 6%. Ahora los tipos de interés nominales están en el 1,75%, a pesar del bajo desempleo. Las tasas de interés en Europa son aún más bajas, lo que sugiere una trampa de liquidez en curso. Dado este cambio de circunstancias, la Reserva Federal cree que es deseable evitar este escenario de baja inflación y bajas tasas de interés. (La Reserva Federal de Estados Unidos estudia mantener la inflación por encima de su objetivo)
  • ¿Se están sobreestimando los costos de la inflación? Larry Ball cita a Paul Krugman cuando sostiene que los costos de una inflación moderada a menudo se sobreestiman.

“Uno de los pequeños secretos sucios del análisis económico es que, si bien la inflación es ampliamente considerada como un terrible flagelo, los intentos de medir sus costos dan como resultado cifras vergonzosamente pequeñas.” Krugman (1997)

  • Larry Ball (2013) defiende esto un objetivo de inflación del 4%. Sus principales razones son
    • Un objetivo del 4% aliviaría las restricciones de la política monetaria durante una trampa de liquidez y haría que las recesiones económicas fueran menos graves.
    • El costo de una inflación del 4% es bastante pequeño, p. B. Una inflación del 4% no disuade la inversión; Un obstáculo importante para la inversión es el bajo crecimiento.

Relacionado

¿Cuál es la tasa de inflación óptima? Guía completa y optimizada para SEO

¿Cuál es la tasa de inflación óptima?

La tasa de inflación óptima es un tema crucial en la economía de cualquier país. La inflación se refiere al aumento generalizado y sostenido del nivel de precios de bienes y servicios en una economía durante un período de tiempo determinado. Sin embargo, encontrar el equilibrio adecuado entre una tasa de inflación baja y una tasa de inflación alta es un desafío para los responsables de la formulación de políticas económicas.

La influencia de la tasa de inflación en la economía

La tasa de inflación influye en la economía de diversas maneras, y una tasa óptima es esencial para el crecimiento y el desarrollo económico. Algunos de los efectos de la inflación son:

  • Reduce el poder adquisitivo de la moneda y de los salarios.
  • Incrementa el costo de vida para los consumidores.
  • Puede desincentivar la inversión debido a la incertidumbre económica.
  • Perjudica a los ahorradores, ya que el valor real de sus ahorros disminuye.
  • Puede afectar negativamente la competitividad de las exportaciones debido al encarecimiento de los precios.

Por otro lado, una inflación moderada puede tener efectos positivos en la economía:

  • Estimula el consumo, ya que los consumidores tienen incentivos para gastar antes de que los precios suban aún más.
  • Puede reducir la carga de la deuda en los deudores.
  • Permite ajustes en los precios relativos de los bienes y servicios.

El objetivo de una tasa de inflación óptima

El objetivo de establecer una tasa de inflación óptima es mantener la estabilidad de precios y promover el crecimiento económico sostenido. Tener una tasa de inflación baja y estable fomenta la confianza de los consumidores y las empresas, lo que ayuda a generar un clima propicio para la inversión y el empleo.

En general, los principales bancos centrales del mundo establecen un objetivo de inflación anual, que generalmente oscila entre el 2% y el 3%. Esta tasa se considera lo suficientemente baja como para evitar caídas en la demanda, pero también lo suficientemente alta como para permitir cierto margen de maniobra para la política monetaria en caso de recesiones o desaceleraciones económicas.

Beneficios de una tasa de inflación óptima

Mantener una tasa de inflación óptima puede brindar varios beneficios para la economía:

  • Estabilidad de precios: Una tasa de inflación baja y estable evita que los precios aumenten rápidamente, lo que permite a los consumidores planificar mejor sus gastos y a las empresas establecer precios y presupuestos a largo plazo de manera más efectiva.
  • Confianza de los consumidores y las empresas: La estabilidad de precios crea un entorno predecible y de confianza para los consumidores y las empresas, lo que a su vez fomenta la inversión, el ahorro y el consumo.
  • Reducción de la incertidumbre: Una tasa de inflación óptima reduce la incertidumbre económica, lo que facilita la toma de decisiones financieras y de inversión a largo plazo.
  • Preservación del valor de la moneda: Mantener una tasa de inflación baja evita la devaluación rápida de la moneda, lo que protege el poder adquisitivo de los ciudadanos y su capacidad de ahorro.
  • Estabilidad financiera: Una inflación moderada evita los riesgos de deflación o hiperinflación, que pueden tener efectos negativos en la economía y en el sistema financiero.

Consejos prácticos para gestionar la inflación

La gestión eficaz de la inflación es fundamental para mantener una economía saludable. Aquí tienes algunos consejos prácticos para gestionar la inflación de manera adecuada:

  • Política monetaria: Los bancos centrales pueden ajustar la oferta de dinero y las tasas de interés para controlar la inflación. Aumentar las tasas de interés reduce la demanda y puede frenar el crecimiento económico para mantener la inflación bajo control.
  • Política fiscal: Los gobiernos pueden utilizar políticas fiscales para controlar la inflación. Estas políticas pueden incluir cambios en los impuestos y gastos públicos para regular la demanda y el gasto en la economía.
  • Control de precios: Algunos países han implementado regulaciones sobre los precios de productos básicos y servicios para controlar la inflación. Sin embargo, esto puede tener efectos negativos, como la distorsión de los mercados y la disminución de la competitividad.
  • Políticas estructurales: Las políticas estructurales, como la promoción de la competencia y la mejora de la productividad, pueden ayudar a controlar la inflación a largo plazo al fomentar la eficiencia y reducir los costos de producción.

La tasa de inflación óptima es un factor clave para lograr un crecimiento económico sostenible y garantizar la estabilidad financiera. Tener una inflación baja y estable beneficia a los consumidores, las empresas y la economía en general. Con una gestión adecuada de la inflación, es posible mantener una economía sana y promover el bienestar de la sociedad.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Deja un comentario

¡Contenido premium bloqueado!

Desbloquear Contenido
close-link