¿Cómo saben las empresas: deberíamos aumentar nuestro precio?

Si eres dueño de una empresa o estás al frente de un negocio, seguro te has encontrado en la situación de preguntarte: ¿Deberíamos aumentar nuestros precios? Esta cuestión, que puede parecer sencilla en apariencia, encierra una serie de estrategias y análisis que las empresas deben considerar antes de tomar una decisión tan importante. En este artículo, exploraremos la forma en que las empresas determinan si es momento de incrementar el precio de sus productos o servicios, y te brindaremos algunas claves para tomar una decisión informada. ¡Sigue leyendo y descubre cómo saber si tu empresa debería aumentar su precio!

Hay varias razones por las que las empresas aumentan los precios, pero en cada caso la empresa sopesará los pros y los contras.

Posibles razones del aumento de precios.

  1. Un aumento en los costos de producción.
  2. Un aumento general en los niveles de precios (inflación)
  3. Los competidores suben el precio.
  4. Las empresas suponen que la demanda se ha vuelto más inelástica con respecto al precio, lo que lleva, por ejemplo, a una mayor lealtad a la marca.
  5. Por lo tanto, las empresas que están al borde de la escasez/venta aumentan el precio en respuesta al aumento de la demanda.
  6. Factores estacionales, p. B. Las atracciones turísticas aumentan los precios durante las temporadas turísticas pico.

Mayores costos

El factor más simple para determinar los aumentos de precios es el aumento de los costos. Las empresas pueden adoptar una forma de fijación de precios de costo plus.

  • Si producir un bien cuesta 10 dólares, es posible que se requiera un margen de beneficio de, digamos, 5 dólares, por lo que el bien se venderá a 15 dólares.
  • Si el costo de producción aumenta a $11, un cálculo simple es aumentar el precio a $16.

Si los costos laborales aumentaron un 10% y los costos laborales representaron el 50% de los costos de una empresa, se podría esperar un aumento de precios del 5% debido a los salarios más altos.

Sin embargo, un aumento de los costes no debe conducir a un aumento inmediato de los precios. En primer lugar, si la empresa considera que el aumento de los costos probablemente será temporal o de corto plazo, puede absorber los costos más altos y evitar enojar a los consumidores al aumentar los precios. Por ejemplo, cuando los precios del petróleo suben, es lógico que las compañías de trenes y autobuses aumenten los precios. Sin embargo, las empresas incurrirían en importantes costos de menú y de transacción debido a los cambios de precios. Por ello, intentarán mantener los precios iguales durante al menos un año. Sólo a finales de año cambiarían los precios en función del precio del petróleo. Algunas empresas pueden celebrar contratos futuros sobre los precios del petróleo para protegerse de las fluctuaciones de los costos.

Maximización de ganancias

En economía, podemos ver que una empresa maximiza sus ganancias fijando un precio donde Ingreso marginal (MR) = Costo marginal (MC). Por lo tanto, el aumento de precios está directamente relacionado con cambios en MR o CM.


¿Cómo saben las empresas: deberíamos aumentar nuestro precio?

Maximización de ganancias

Teóricamente, un aumento del ingreso marginal o una disminución del costo marginal conducirían a precios más altos. Sin embargo, en la práctica, es poco probable que las empresas tengan acceso a datos tan precisos y prefieren confiar en “reglas generales” al fijar los precios.

inflación

Durante un período de inflación, las empresas suelen aumentar sus precios a un ritmo similar a la inflación. Si la tasa de inflación aumenta al 5%, resulta más fácil para una empresa aumentar también los precios en un 5%. Sin embargo, dentro de una economía, pueden ocurrir diferentes tasas de inflación dentro de diferentes sectores. Por ejemplo, mientras que los alimentos y las bebidas podrían aumentar un 7%, los precios de los productos electrónicos podrían bajar. La tasa de inflación es sólo una guía aproximada y la mayoría de las empresas no prestan atención directa a la inflación, sino que se centran en los aumentos de costes en su propio sector. Algunos bienes están estrechamente vinculados a la tasa de inflación, como las tarifas de tren y autobús. En la revisión anual, la tasa de inflación será el punto de partida para decidir los aumentos anuales de tarifas (aunque, por supuesto, las compañías ferroviarias pueden aumentar los precios aún más).

Competidores

Para la mayoría de las empresas que enfrentan algún nivel de competencia, las acciones de sus competidores tienen una gran influencia en sus decisiones de fijación de precios. Cuando un líder del mercado como Tesco o Virgin Media aumenta el precio, las empresas rivales tienen la tentación de aumentar el precio en una cantidad similar. Sin embargo, depende de los objetivos de la empresa. Si el objetivo es maximizar las ganancias, es más probable que respondan aumentando los precios a un ritmo similar al de los competidores. Sin embargo, es posible que prefieran apuntar a maximizar las ventas y aumentar la participación de mercado.

Si Tesco aumentara los precios de los alimentos, competidores como Lidl y Aldi podrían continuar manteniendo los precios porque están más interesados ​​en ganar participación de mercado de Tesco. Durante muchos años, Amazon siguió una estrategia no de maximizar beneficios, sino de penetración en el mercado, con el objetivo de mantener los precios lo más bajos posible para ganar cuota de mercado. Entonces, si los libreros aumentaran los precios, Amazon prestaría poca atención.

Elasticidad de la demanda

Un factor clave para decidir si aumentar los precios es la elasticidad de la demanda. Si la demanda es inelástica con respecto al precio, un aumento en el precio dará como resultado una disminución porcentual menor en la demanda y la empresa verá un aumento en las ventas y las ganancias.


¿Cómo saben las empresas: deberíamos aumentar nuestro precio?

Si la demanda es elástica al precio, un aumento del precio da como resultado una disminución porcentual mayor de la demanda; La empresa experimentará una caída en las ventas.


¿Cómo saben las empresas: deberíamos aumentar nuestro precio?

Si la demanda es elástica al precio, la empresa tendrá pocos incentivos para aumentar el precio porque las ventas disminuirán. (Si la empresa vende menos, tiene costos más bajos; por lo tanto, si la demanda es apenas elástica con respecto al precio, el aumento de los precios aún puede conducir a mayores ganancias porque la disminución de los costos es mayor que la disminución de las ventas.)

A medida que una empresa se vuelve más popular o desarrolla una mayor lealtad a la marca, puede estar en mejor posición para aumentar el precio a medida que la demanda se vuelve más inelástica al precio. Por ejemplo, si una marca de ropa mantiene una imagen de marca popular, los consumidores están dispuestos a pagar precios más altos para sentir que están comprando una marca “premium”. Para un minorista como Primark, que se especializa en ropa económica, los consumidores serán mucho más sensibles a los precios y a Primark le resultará difícil aumentar los precios por encima de la tasa de inflación. Será mucho más fácil para una marca fuerte como Versace, Prada, Gucci aumentar los precios.

Apple ha aumentado con mucho éxito el precio de su último iPhone. Lo han conseguido lanzando modelos con más funciones y una fuerte fidelidad a la marca. Se trata de una combinación de mejora de la calidad del producto pero también de una exitosa fidelidad a la marca.

Escasez

Cuando una empresa se queda sin inventario, una respuesta es simplemente subir el precio. El precio más alto raciona la demanda y le da tiempo a la empresa para hacer frente a la escasez.


¿Cómo saben las empresas: deberíamos aumentar nuestro precio?

En muchos casos, las empresas pueden utilizar la oferta y la demanda simples para determinar el precio de los productos agrícolas. Si hay una mala cosecha, la oferta de patatas disminuye y el precio de mercado aumenta. Cuando los precios se determinan mediante este mecanismo de fijación de precios, la decisión de aumentar el precio se vuelve más fácil.

Sin embargo, es posible que las empresas no quieran aumentar el precio, aunque el equilibrio del mercado haya mejorado. Por ejemplo, Uber depende de los aumentos de precios: si la demanda aumenta, los precios de los taxis pueden aumentar considerablemente. En algunos casos, sin embargo, el precio de Uber se disparó después de un desastre o un ataque terrorista. Esto dio lugar a mala publicidad, ya que parecía que Uber se estaba beneficiando de la desgracia de la gente. Después de cierta mala publicidad, decidieron limitar los aumentos de precios. Este es un ejemplo de por qué sería prudente que las empresas no siguieran siempre las fuerzas del mercado.

De manera similar, los teatros o los clubes de fútbol pueden decidir mantener los precios por debajo del equilibrio del mercado para no dar la impresión de que se están volviendo “elitistas”, sino para hacer que el servicio/bien sea asequible para los fanáticos comunes y corrientes.

Factores estacionales

Durante ciertos períodos tiene más sentido que las empresas aumenten los precios. Durante las vacaciones de verano los precios de las casas de vacaciones son significativamente más altos. Esta es una forma de discriminación de precios en la que se fijan diferentes precios para diferentes grupos de consumidores. Existen diversas formas de discriminación de precios que pueden llevar a una empresa a fijar precios más altos para determinados grupos de consumidores.

Relacionado

¿Cómo saben las empresas: deberíamos aumentar nuestro precio?

Las decisiones de fijación de precios son fundamentales para el éxito de cualquier empresa. Determinar si se debe aumentar el precio de un producto o servicio es una tarea crucial que puede impactar tanto las ganancias como la percepción de los clientes. En este artículo, exploraremos cómo las empresas pueden identificar si deben aumentar su precio y cómo pueden tomar esta decisión de manera informada.

Factores a considerar antes de aumentar el precio

Antes de considerar un aumento de precio, es importante evaluar varios factores clave. Algunos de los aspectos más relevantes a tener en cuenta incluyen:

1. Competencia: Analizar cómo se posicionan los competidores en términos de precios puede brindar información valiosa para tomar una decisión informada. Si la empresa ofrece un producto o servicio similar a un precio más bajo, puede ser difícil justificar un aumento para los clientes.

2. Costos de producción: Si los costos de producción han aumentado significativamente, es posible que se deba considerar un aumento de precio para mantener márgenes de ganancia saludables. Sin embargo, es importante evitar un aumento excesivo que pueda alejar a los clientes.

3. Demanda del mercado: Evaluar la demanda del mercado es crucial en la toma de decisiones de precios. Si existe una alta demanda y los clientes están dispuestos a pagar un precio más alto por el producto o servicio, podría ser el momento adecuado para aumentarlo. Por otro lado, si la demanda es baja, un aumento de precio podría afectar negativamente las ventas.

4. Valor percibido: Evaluar el valor percibido por los clientes es esencial para determinar si se debería aumentar el precio. Si un producto o servicio ofrece características únicas o una experiencia excepcional, los clientes pueden estar dispuestos a pagar más por él.

5. Análisis de rentabilidad: Realizar un análisis de rentabilidad puede ayudar a determinar si un aumento de precio es necesario. Evaluar el margen de beneficio actual y proyectado puede brindar una visión clara de si el precio actual es sostenible o si se requiere una modificación.

6. Estrategia de marca: Considerar la estrategia de marca de la empresa es fundamental. Si la marca se posiciona como una marca de lujo o premium, un aumento de precio puede ser coherente con la imagen de la marca.

Beneficios de aumentar el precio

Aumentar el precio de un producto o servicio puede ofrecer varios beneficios, siempre y cuando se realice de manera estratégica y justificada. Algunos de los beneficios pueden incluir:

1. Mejora de las ganancias: Un aumento de precio adecuado puede generar mayores ganancias para la empresa. Si los costos de producción y el valor percibido por el cliente justifican el aumento, la empresa puede obtener un margen de beneficio más amplio.

2. Mejora de la percepción de la calidad: Aumentar el precio de un producto o servicio puede hacer que los clientes lo perciban como más exclusivo o de mayor calidad. Esto puede generar una mayor demanda y fidelidad de los clientes.

3. Inversión en la empresa: Los ingresos adicionales generados por el aumento de precio pueden reinvertirse en la empresa, permitiendo mejoras en la calidad, investigación y desarrollo, marketing o expansión.

Consejos prácticos para aumentar el precio

Cuando una empresa decide aumentar el precio de sus productos o servicios, es importante seguir algunas prácticas recomendadas para minimizar el impacto negativo en los clientes y maximizar los beneficios potenciales. Aquí hay algunos consejos prácticos:

1. Comunicar el valor agregado: Es esencial explicar claramente a los clientes el valor adicional que están obteniendo con el aumento de precio. Destacar características mejoradas o beneficios adicionales puede ayudar a justificar el aumento.

2. Implementar el aumento de precio gradualmente: En lugar de realizar un aumento brusco, considera implementar incrementos graduales en el precio. Esto puede ayudar a los clientes a asimilar el cambio más fácilmente y reducir la posibilidad de que lo perciban como un impacto negativo.

3. Ofrecer opciones: Proporcionar diferentes opciones de precios o paquetes puede satisfacer las necesidades de diferentes segmentos de mercado. Esto también puede ayudar a mitigar el impacto negativo de un aumento de precio para aquellos clientes que puedan considerarlo demasiado costoso.

4. Monitorear la respuesta de los clientes: Es importante realizar un seguimiento de la respuesta de los clientes después de un aumento de precio. Observar las ventas, el feedback y la satisfacción del cliente puede proporcionar información relevante para ajustar la estrategia de precios si es necesario.

Conclusiones

Determinar si se debe aumentar el precio de un producto o servicio es una decisión crucial que las empresas deben tomar. Considerar factores como la competencia, los costos de producción, la demanda del mercado y el valor percibido por los clientes puede ayudar a tomar una decisión informada. Aumentar el precio puede ofrecer beneficios como mejorar las ganancias y la percepción de la calidad, siempre y cuando se realice de manera estratégica y justificada. Siguiendo consejos prácticos, como comunicar el valor agregado y aumentar gradualmente los precios, las empresas pueden minimizar el impacto negativo y maximizar los beneficios. En última instancia, una decisión de aumento de precio exitosa requiere un equilibrio entre los intereses de la empresa y las necesidades y expectativas de los clientes.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Deja un comentario

¡Contenido premium bloqueado!

Desbloquear Contenido
close-link